Hinchazón de la ingle y los testículos


La presencia de una hinchazón en la zona inguinal debe hacer sospechar en primera instancia la presencia de una hernia inguinal.

Existen otras posibilidades como un ganglio inflamado o hidrocele que llega hasta esa altura.

La inflamación del testículo en cambio puede ser debida a una infección (Orquitis) o una alteración de la circulación sanguínea del mismo (torsión testicular) o de un de sus apéndices (epidídimo).

En ambos casos el diagnóstico debe hacerse por el médico y en el caso de la hinchazón del testículo los padres deben consultar de emergencia.

Si el médico diagnosticó un hidrocele (líquido en el testículo) esto no requiere tratamiento y sólo observación por el médico en los controles de salud.

Si se tratara de una hernia inguinal, ésta deberá ser operada en un futuro cercano.

Para esto el cirujano deberá examinar al niño y concertar con Ud. una fecha de operación. La evolución natural de la hernia inguinal es continuar creciendo y el riesgo es que salga a través de ella un trozo de intestino u ovario en la niña, que se pueden estrangular al apretarse en la bolsa de la hernia.

Deja un comentario