Delirio febril


En ocasiones en que el niño tiene una fiebre elevada, puede presentar alucinaciones y conducta desajustada producto de éstas.

Esta conducta es alarmante para los padres no advertidos de que esta actitud es normal en estas circunstancias.

Si el niño no tiene otro antecedente que el estar enfermo de una enfermedad febril en el curso de la cual hay una elevación exagerada de temperatura (más de 39º C), sin otros síntomas, puede ser normal. En estos casos, trate la fiebre con antifebriles habituales, tranquilice a su hijo, intentando despertarlo y tranquilizándolo.

Prenda las luces y converse con él calmadamente, dele algún líquido frío y permanezca con él hasta que la fiebre baje. Si por el contrario el niño presenta estas alteraciones sin fiebre, o con fiebre baja, o si la fiebre elevada se acompaña de rigidez de la nuca y vómitos o manchas purpúreas de la piel, llame de inmediato a su médico o servicio de emergencia móvil.

Deja un comentario