Ganglios linfáticos hinchados


Los ganglios linfáticos son acúmulos de celulas defensivas (linfocitos) que se inflaman por una infección en el territorio que defienden.

Existen grupos de ganglios que vigilan determinados territorios para que una infección que se inicia en un territorio no avance hacia otro y al resto del organismo. Así los ganglios inguinales son responsables de las infecciones de las piernas de cada lado, y la zona genitoanal, los de la axila, del brazo correspondiente, etc..

Existen además algunas enfermedades virales que son capaces de inflamar en forma importante todos o casi todos los ganglios linfáticos del cuerpo, apreciándose a la vista los más externos como los del cuello (mononucleosis infecciosa, rubéola).

¿ Qué hacer frente a un ganglio o grupo de ganglios crecidos, en un niño ?

Normalmente los ganglios que más se ven cuando se inflaman son los del cuello y pueden causar mucha preocupación en los padres. En general estos aumentos de tamaño son normales en la gran mayoría de los casos y lo que los padres deben hacer es vigilarlos por 2 a 3 semanas para que vuelvan a su tamaño natural. Si el aumento es muy intenso y rápido, más aún, si se acompaña de fiebre, es conveniente consultar al médico, porque existen otras posibilidades de infección de los ganglios con estas características, que requieren tratamiento. Esto es especialmente importante si la piel sobre el ganglio se pone roja o el niño se queja además de dolor de garganta.

Deja un comentario