Hernias en el niño, Hernia umbilical, Hernia inguinal


Hernia Umbilical
Es una abertura de la pared abdominal en la zona del ombligo que persiste abierta después de cerrado este último. Durante la vida en el útero, a través de este orificio, salen junto con el cordón 2 arterias y una vena, por lo que tiene cierto diámetro que debiera reducirse gradualmente a partir del nacimiento. Por lo tanto las hernias umbilicales son normales y se mantienen hasta los 5 a 6 años sin que necesiten corrección. Posteriormente, si se mantienen es necesario cerrarlas quirúrgicamente, por efectos estéticos solamente, ya que no se complican con estrangulamiento de intestino o de otras vísceras como sucede con las hernias inguinales. Las costumbres de colocar botones, monedas o algodones fijos con una tela adhesiva no tienen ningun fundamento. Excepcionalmente, si las hernias han crecido mucho por efecto de la tos o la constipación, puede introducirse intestino en ellas y presentarse la duda si se estrangulan, cuando duelen mucho. En estos casos hay que consultar al médico para que vea si esto pasa. Posteriormente se recomienda la corrección quirúrgica de la hernia.

Hernia inguinal
Se produce por una deficiencia de los tejidos que forman la pared del abdomen en la zona baja en donde éste se une a las piernas y la región genital. La forma más frecuente de hernia inguinal sigue el recorrido del cordón espermático y ligamento inguinal y se abre paso a través de la abertura que deja la unión de varios musculos y ligamentos que forman el canal inguinal. Se nota como una hinchazón en la zona inguinal, sin enrojecimiento o aumento de la temperatura e indoloro, al menos al inicio. Habitualmente aparece con el niño de pie y desaparece si éste se acuesta. Puede ser de uno o de ambos lados pero generalmente una aparece primero que la otra. Su evolución normal, al revés de la umbilical es hacia el crecimiento por dilatación del canal inguinal y entrada en él de diferentes estructuras como intestino y ovarios en las niñas. Este tipo de hernia siempre debe operarse y, desde que se descubre, sin urgencias, debe planificarse con el cirujano el momento de hacerlo.

Deja un comentario