Cuidados del prepucio del niño


El prepucio es la piel que cubre la cabeza del pene o glande.

Normalmente al nacimiento cubre toda la punta del pene dejando sólo un pequeño orificio de salida para la orina. Esto es normal.

Después del primer año de vida el orificio del prepucio se va agrandando y éste se va despegando del glande. Hacial el segundo o tercer año ya se ha dilatado lo suficiente como para descartar la operación, la que sin embargo se debe dilatar hasta los 4 años si la obstrucción persiste.

¿ Qué no hacer ?

No haga dilataciones forzadas del prepucio tirándolo hacia atrás, lo único que va a lograr es que se formen fisuras que duelen mucho y que al cicatrizar estrechan aún más el orificio prepucial.

Otro riesgo es que Ud. pueda hacer aparecer la cabeza del pene a través del orificio del prepucio, pero este no regrese a su posición original quedando atrapado y apretado en el cuello del glande con problemas de circulación (parafimosis).Esto es una emergencia y el niño debe ser llevado de inmediato a un servicio de urgencias para liberar el glande en forma quirúrgica.

¿ Cómo asear el pene ?

El cuidado normal del prepucio del niño lactante es mínimo y consiste en el aseo de la zona del orificio echando hacia atrás el prepucio suavemente sin forzar. En ocasiones se aprecia, por transparencia, debajo del prepucio un acúmulo de material blanco amarillento. Por su similitud con el pus los padres se asustan y concurren al médico. Esta secreción se llama smegma y se produce detrás del glande en el surco entre éste y el cuerpo del pene. Esta secreción avanza desde atrás hacia adelante del pene despegando el prepucio del glande y vaciándose en grumos. Una vez que el prepucio está dilatado y permita fácilmente la aparición del glande, enseñe al niño a retraerlo y lavar la parte cubierta durante el aseo diario en la ducha. Si el niño manosea frecuentemente su pene puede llegar a infectarlo y provocar una inflamación con acumulación de pus dentro del prepucio que fuera de ser dolorosa, requiere de antibióticos y tratamiento quirúrgico de emergencia.

Deja un comentario