Cólico intestinal del lactante


CRY BABY by AddroxEs el dolor abdominal, que presenta el niño, desde la segunda semana de vida sin que esté enfermo o tenga otra condición anormal que lo explique.

Dentro del útero el intestino del niño debe estar paralizado, para no eliminar deposiciones (meconio) que podría el feto aspirar y producirle neumonitis.

Esto se logra por la influencia de las hormonas maternas que inhiben por completo la movilidad intestinal.

Una vez que la sangre materna no llega al niño por haberse cortado el cordón durante el parto, el intestino se libera de esta influencia hormonal, e inicia un período de movilidad normal y que en algunos niños se transforma en hiperactividad o hiperreactividad intestinal. Esto provocará dolores o cólicos del lactante que se presentan desde la 2a semana de vida y que duran hasta el 2º mes.

Lo característico de estos cólicos es que se presentan poco después de la alimentación (al pecho o con biberón), con un llanto brusco y rabioso como de dolor, y muchas veces se puede escuchar el sonido del intestino acompañado de la eliminación de gases, con lo que termina el dolor.

La madre interpreta esto como hambre, dado que el niño busca y chupetea como si la tuviera, y lo coloca al pecho, lo que no hace más que aumentar el dolor. Recordemos que el niño no tiene otra forma de expresarse que el buscar y llorar, ante cualquier estímulo, y en este caso es el cólico lo que lo provoca y no el hambre.

Como el niño continúa llorando la madre interpreta que no tiene leche y ofrece leche artificial, iniciando la disminución del estímulo de succión y pérdida del círculo virtuoso de la lactancia materna.

¿ Qué se debe hacer en caso de cólicos ?

Estimule la evacuación intestinal con un termómetro con vaselina, esto junto a la eliminación de gases muchas veces basta para terminar el cólico. Si con esto no pasa puede hacer lo mismo con una pequeña sonda rectal de goma adquirida previamente. Si aún así el dolor no cede déle al niño algún analgésico no antiespasmódico como paracetamol.

Los antiespasmódicos deben usarse como último recurso ya que si se dan en forma seguida pueden causar constipación (estitiquez) y aumentar los dolores abdominales.

Si el niño presenta otros síntomas como fiebre o vómitos y decaimiento, además del llanto, probablemente el dolor no es producido por un cólico y debe llamar a su médico o equipo de consulta móvil.

Deja un comentario