Administración de la mamadera


Milk&Baby by MalchenokLa técnica con la cual se alimenta al niño con mamadera es importante como lo es el amamantamiento.

Ésta debe administrarse calmadamente dándole tiempo al niño para que coma pausadamente.

Si el niño se acostumbra a comer rápido ingerirá aire y tendrá molestias digestivas.

Adopte una posición cómoda para Ud. y el niño de tal manera que no tenga que estar cambiando continuamente de posición.

El biberón debe quedar en un plano ligeramente superior al nivel de la boca del niño.

Los orificios del chupete deben ser lo suficientemente amplios como para que, puesta la mamadera invertida, la leche salga en un goteo contínuo.

Orificios muy amplios inundarán la boca del niño haciéndolo atragantarse y muy estrechos lo harán trabajar en exceso y cansarse prematuramente.

¡ Nunca deje al niño con el biberón apoyado en su cuna para que se alimente solo ! Podría asfixiarse inadvertidamente.

Los niños mayores, si bien pueden evitar una asfixia, mantienen la leche en la boca si se quedan dormidos y permiten el desarrollo de caries en los dientes y destrucción total de los mismos.

Si su hijo lactante recibe una mamadera en la noche antes de dormir, dele una pequeña cantidad de agua después de ella para eliminar los restos de leche.

Una vez utilizada la mamadera lávela de inmediato o déjela en agua para evitar que los restos de leche se adhieran a las paredes.

En general, no es necesario hervir las mamaderas, basta con lavarlas muy bien con detergente y enjuagarlas de la misma manera.

Es conveninente sacarles los restos de leche con una escobilla especial para lo que debe preferir mamaderas de boca ancha.

La leche de vaca pura ya sea fresca cocida o en polvo no está recomendada durante los primeros meses de vida por su alto contenido proteico, escaso fierro y vitaminas A,D,E y C y mala digestibilidad.

Se recomienda sólo sobre los 8 a 10 meses de edad, cuando los niños ya están recibiendo una alimentación completa.

Deja un comentario