El recién nacido enfermo: Síntomas sutiles


Existen signos que alertan de enfermedades en estos niños y que pueden hacer detectarlas en forma precoz.

Quizás el síntomas más evidente y precoz para una madre es la falta de apetito de un niño que hasta ese momento mamaba vigorosamente.

Otros que pueden aparecer simultaneamente son: irritabilidad y llanto agudo, decaimiento y somnolencia, cambio de color de la piel de rosado homogéneo a moteado o gris ceniciento. La fiebre, o por el contrario una temperatura anormalmente baja, diarrea, tos y vómitos son habitualmente más evidentes y raramente pasan desapercibidos por los padres.

Se considera fiebre a más de 37.8ºC rectal y más de 37ºC axilar y temperatura anormalmente baja a menos de 37ºC rectal y menos de 36.2 ºC axilar. La aparición de los signos antes mencionados debe hacer que se consulte al pediatra, de inmediato.

Deja un comentario