Quemaduras químicas


Las causan sustancias corrosivas como la soda cáustica o ácidos que se usan en carpintería y pintura, algunos hidrocarburos como el kerosene pueden también causarlos.

En el caso de que su niño haya estado en contacto con alguno de estos productos, lave su piel con agua corriente durante varios minutos, después de quitarle toda la ropa humedecida con la sustancia.

Cubra la piel con una toalla o tela limpia y llame a su médico pidiendo instrucciones. Si la quemadura es muy grande lleve de inmediato a su hijo a un servicio de atención de emergencia.

Deja un comentario