Pesadillas


Son sueños que aterrorizan a los niños produciéndoles un despertar brusco y con llanto. Pueden ocurrir en niños y adultos, y son normales. En los niños, al revés de los adultos, los contenidos de los sueños son de sucesos del día previo, que los padres pudieran no haber dado atención: peleas con otros niños, encuentros con animales bravos, etc. Los niños menores no entienden bien lo que pasa y los padres no saber tampoco el origen de un llanto o una ” rabieta ” nocturna.

Es conveniente despertar totalmente al niño calmarlo y explicarle que se trató sólo de un sueño (recuerdo de algo malo que le pasó) y que no significa ningún peligro para él. Igualmente es conveniente abrazarlo y tomarle la mano mientras se le da las explicaciones. Es recomendable que el padre se quede en la pieza del niño hasta que éste concilie el sueño nuevamente. Deje la luz del pasillo encendida y la puerta entreabierta con conocimiento del niño. Una forma de prevenir estas pesadillas, es evitar los programas no aptos para la edad del niño en la televisión.

Cada día más, los programas “infantiles ” están plagados de monstruos y animales que intimidan a los niños. Evítelos. Igualmente instruya a los cuidadores y niños mayores que no los asusten o persigan con estos temas durante los juegos (El cuco o el hombre del saco, o los monstruos acutales).

Deja un comentario