Destete


El destete, período en que el niño pasa de la alimentación al pecho a la alimentación en mamadera puede ser difícil en algunos niños y causar angustia en la madre.

Trate de aprovechar al máximo la leche materna.

Una vez que Ud. y su médico han decidido reemplazar el pecho por leche artificial actúe de la siguiente manera.

Es conveniente iniciar primero la alimentación con sopas y papilas de frutas, lo que facilita el destete.

Durante este período deje a otra persona con la cual el niño esté familiarizado (padre) encargada de alimentar al niño con el biberón la mayoría de las veces y Ud. resérvese los horarios de la mañana, cuando el niño tenga más hambre.

En ocasiones es conveniente, sobre todo si el niño es mayorcito, que Ud. no esté en su casa, a las horas de las mamaderas y sólo le administre las sopas o comidas no lácteas.

Continúe jugando y regaloneando a su hijo como siempre, sólo en la alimentación láctea Ud. será reemplazada.

Apenas el niño se interese por la alimentación en mamadera, reasuma la costumbre de alimentarlo personalmente.

Algunas de las indicaciones que nacen de la costumbre de tomar la leche en mamadera son:

No deje al niño nunca solo con la mamadera en la boca siendo pequeño, puede aspirar la leche inadvertidamente.

No deje que el niño use la mamadera como entretención, puede tomar la costumbre de alimentarse como entretención y adquirir sobrepeso innecesariamente.

No alimente a su hijo mayor dormido en la noche. La leche en la boca permite el desarrollo exagerado de las bacterias dentarias y destruir los dientes en pocos meses.

Si decide hacerlo por otras razones, ofrezca agua después de la leche para enjuagar los dientes

2 pensamientos sobre “Destete”

  1. Mi hija de 6 meses ha tomado pecho exclusivo hasta ahora.
    Su pediatra recomendó que comenzara a tomar leche en mamadera,a lo cual ella se niega terminantemente.
    ¿Qué se debe hacer para que comience a tomar su mamadera?.
    Gracias

  2. Estimada Asunción
    La adaptación a la alimentación alternativa, no leche materna, es un proceso que en ocasiones requiere de más paciencia que indicaciones concretas. El cambio en la textura y sabor de la leche es percibido por su hija, y suele provocar rechazo.
    Si la bebé realmente no desea recibir leche artificial, se puede postergar por otro mes el paso a esta leche, y mantener la lactancia materna si le es factible.
    Otra alternativa es acelerar la introducción de alimentación no lactea, es decir papillas de verduras, con el objeto de diversificar sus sabores.
    Saludos

Deja un comentario