Dolor de oídos


En los niños pequeños se traduce en llanto incesante y agudo sin otras manifestaciones.

Si el niño ha estado resfriado durante los últimos 10 o 15 días Ud. debe sospechar de que se trata de un dolor de oídos.

Los niños mayorcitos pueden indicar donde les duele o llevar su mano hacia el oído doloroso. La causa más frecuente de este tipo de dolor es la infección bacteriana del oído medio (otitis bacteriana).

Los dolores pasajeros de oídos pueden deberse a congestión (por resfrío o alergia) de las estructuras del oído y las variaciones de presión en su interior. Otra causa de dolor de oídos es el llamado “oído de piscina”. En estos casos existe una acumulación de agua dentro del conducto auditivo que facilita el desarrollo de gérmenes y la invasión de la piel del conducto produciendo una Otitis externa. En este caso el dolor aumenta al mover el pabellón auricular y a veces es tan intensa la otitis que puede inflamar la región del pabellón y por delante del oído.

¿Qué hacer en caso de dolor de oídos ?

Para calmar el dolor administre analgésicos como paracetamol o ibuprofeno en las dosis que le ha indicado su médico. Si el dolor no cede coloque gotas analgésicas según indicación de su médico. En las “otitis de piscina” el tratamiento será con gotas antibióticas en forma repetida evitando el uso de la piscina. Para prevenir su repetición el secar cuidadosamente los oídos después de bañarse, con una mota de algodon. (no palillos ni cotonitos)

Deja un comentario