Lunares


Son manchas de color negro a café que pueden existir en cualquier lugar de la piel de un niño. Son acúmulos de células pigmentarias que no se han distribuído uniformemente en toda la piel.

El niño puede nacer sin ellos y aparecer y crecer en los primeros meses de vida. Otra edad en la que aparecen y crecen es durante la pubertad.

En general son inocuos y no revisten peligro. En forma muy ocasional pueden progresar hacia tumores malignos.

¿ Qué hacer ?

Conviene vigilarlos y enseñar a sus hijos a hacerlo de tal manera que si presentan alguno de los siguientes signos, deberán consultar con su médico: crecimiento rápido del lunar, cambio de coloración hacia un tono más negro, sangrado o formación de una úlcera que no cura, crecimiento con bordes y superficie irregulares.

Deja un comentario