Acné Juvenil (espinillas)


Es una erupción de la piel característica de la adolescencia, como otras alteraciones de esta época, pasa con ella.

Se trata de la obstrucción de las glándulas sebáceas y folículos pilosos de la piel con la formación de pequeños volcancitos en cuya cabeza hay un punto de pus.

Habitualmente se presenta de preferencia en la cara (frente) hombros y espaldas.

Las irritaciones que producen el rasquido y el apretarse las lesiones puede originar infecciones más graves, como los forúnculos y celulitis, que necesitarán tratamiento indicado por un médico.

Para disminuir las espinillas o acné, lave el cuerpo con jabón o champú exfoliante y agua muy caliente (evitando quemarse) para dilatar los poros de la piel y dar salida a los tapones sebáceos que obstruyen las glándulas. El peróxido de benzoilo al 5% tiene el mismo efecto, en ayudar a la exfoliación de las capas superficiales de la piel y destapar las glándulas.

Aplique la loción una vez al día, por la noche, y dúchese en la mañana. Evite el tocarse, apretarse y rascarse las lesiones.

Si alguna de las lesiones se infecta y se torna grande y dolorosa, aplique ungüento antibiótico dos o tres veces al día. Si aún así no mejora y parece aumentar, llame al médico.

Probablemente le recetará antibióticos para la infección. Si con las medidas anteriores no mejora el acné, llame a su médico o tome una hora con un dermatólogo para el tratamiento de su enfermedad.

Deja un comentario