Gastroenteritis viral (diarrea por rotavirus)


La gastroenteritis viral es una de las enfermedades frecuentes en los niños.La mayoría de las veces es producida por un virus (rotavirus).

Las infecciones bacterianas y por parásitos son diferentes de las infecciones virales, con más fiebre, decaimiento, dolores intestinales intensos y la expulsión de deposiciones con, mucosidades, pus o sangre.

La infección se hace a través de la ingestión de virus desde otra persona infectada. Estos virus son muy frecuentes, por lo que los adultos frecuentemente son portadores asintomáticos.

Las bacterias y parásitos se trasmiten por la misma vía pero provienen más frecuentemente de alimentos infectados o animales. Una vez en el tubo digestivo el virus se multiplica e inflama la mucosa intestinal que produce grandes cantidades de líquido y mucosidades, aumenta su movilidad, intentando expulsar su contenido y disminuye la absorción de los alimentos que se administran.

Todo los líquidos anteriores consitutuyen la diarrea, que en los niños, puede alcanzar a ser una proporción importante de los que componen su cuerpo. Si estos líquidos no son repuestos el niño se deshidrata. Esto puede suceder en las primeras horas dado que la infección se acompaña de fiebre y vómitos, que aumentan las pérdidas de líquidos y evitan su reposición. Este cuadro se puede instalar en horas y conducir rápidamente a la deshidratación.

En los paises en que el Cólera es frecuente, éste puede simular una diarrea viral. Aunque el tratamiento inicial es el mismo, por la intensidad de la diarrea Ud. tiene menos posibilidad de evitar la deshidratación y deberá concurrir precozmente a un servicio de de urgencias.

En caso de diarrea, es conveniente informar telefónicamente, a su médico para completar sus instrucciones. Entretanto administre a su hijo, abundates líquidos en forma fraccionada, es decir, pequeñas cantidades (cucharaditas) frecuentemente (cada 5 a 10 minutos). Esto permite vencer el vómito e hidratar adecuadamente al niño. Si éste vomita con alguna de las administraciones de líquidos, déjelo descansar algunos minutos y reinicie la hidratación.

Es conveniente ofrecerle el agua en forma de soluciones hidratantes con electrolitos (sodio, potasio, cloro) que se consiguen libremente en las farmacias. De lo contrario el agua cocida con azucar y algún sabor como canela o anís, puede ser suficiente.

En una diarrea viral, no existe otro riesgo que la deshidratación, puede que el niño baje algunos gramos de peso, pero los recuperará con posterioridad.

Sin embargo la deshidratación, si no es corregida oportunamente, lo puede matar.

¿ Cuándo y cómo alimentar al niño ?

Cuando vea que los vómitos paran, inicie los alimentos habituales igualmente en forma fraccionada. No es necesario una dieta estricta basta que no consuma frutas o verduras crudas, caramelos o aliños tipo, pimienta o mostaza. Por lo tanto su leche y su sopa habitual están permitidos en pequeñas cantidades, que se aumentan en forma progresiva, intercalando siempre agua o líqudos en abundancia.

¿ Debo usar antibióticos ?

Como puede ver no hemos hablado de antibióticos, que por ser una infección viral no están indicados, ni antiespasmódicos que sólo empeoran la situación reteniendo la diarrea dentro del intestino y facilitando los vómitos. La duración de la diarrea será de un promedio de 7 días y si bien la deshidratación es más frecuente en los primeros días puede también producirse al final si Ud. “baja la guardia” y deja de administrar líquidos.

¿ Cuáles son los signos de deshidratación ?

En primer lugar uno puede deducir que un niño que vomita, no recibe líquidos y elimina deposiciones abundantes se va a deshidratar de todas maneras. Este balance de líquidos es la primera advertencia sobre la deshidrataciòn. Como signos Ud. notará un decaimiento progresivo, perdida de la humedad de la piel y las mucosas, ojos hundidos, llanto sin lágrimas y falta de emisión de orina. La deshidratación en un niño con diarrea no es controlable en su domicilio, consulte a un servicio de urgencias de inmediato. Entre tanto, insista en que el niño beba líquidos.

Deja un comentario