Neumonía y bronconeumonia


Es la infección bacteriana de los pulmones.

Se produce en períodos invernales siendo frecuente después de epidemias o brotes de infecciones respiratorias virales.

Se puede pensar que un niño tiene neumonía cuando presenta fiebre alta, dificultad respiratoria, aleteo nasal, tope respiratorio o puntada de costado. (Dolor al inspirar).

Si la extensión de la neumonía es rápida como en el caso de los lactantes el niño puede caer en insuficiencia respiratoria, es decir la función del pulmón no es suficiente para mantener la buena oxigenación pulmonar.

¿Qué hacer ?

La neumonía responde rápidamente a los antibióticos, los que deben ser indicados por el médico. Llámelo de inmediato si cree que su hijo tiene neumonía.

Entre tanto cálmele la fiebre y el dolor al respirar con analgésicos y antifebriles. Si su hijo presenta cianosis (color azulado de los labios), o espere y llévelo de inmediato a un centro de urgencia o llame al servicio de emergencias móvil.

En general una neumonía tratada adecuada y oportunamente no debiera ser algo complicado y con tratamiento oral no debiera presentar complicaciones y no más de 48 horas de fiebre después de iniciado el tratamiento.

Deja un comentario