Los hechos detrás del tema del mercurio en las vacunas:


El Dr. Paul Offit del Hospital de Niños de Philladelphia se refiere a un artículo aparecido en la revista Pediatrics (Orenstein WA, Paulson JA, Brady MT, Cooper LTZ, Seib K. Global vaccination recommendations and thimerosal. Pediatrics. 2012;131:149-151.) y se pregunta ¿ porque estamos hablando de esto todavía? Y responde que los esfuerzos de los grupos anti vacuna con timerosal ante la Organización de la salud, para evitar el uso de vacunas con este componente en los países del mundo en desarrollo pueden ser desastrosos.

A fines de los años 90 los niños empezaron a recibir cada vez mas vacunas en los Estados Unidos y con ello mas timerosal un preservante de las vacunas que contiene etilmercurio. Se levantó la preocupación por el riesgo que esto pudiera significar para los niños. El mercurio en altas dosis puede causar daño, por lo que se hicieron grandes esfuerzos para retirar el mercurio de las vacunas que se administra a los lactantes y niños menores.

Desde entonces hemos conocido una serie de al menos 7 estudios de niños que han recibido vacunas que contenían timerosal o etilmercurio comparados con niños que recibieron las mismas vacunas pero sin este compuesto, demostrándose que no hubo mayor riesgo de alteraciones del desarrollo neurológico en los primeros en comparación con los segundos, incluidos el autismo o incluso los mas mínimos signos de intoxicación por mercurio.

A fines de los años 90 un puñado de niños murió por hepatitis B porque algunos centros en los que ellos nacieron, asustados por el posible riesgo del mercurio abandonaron el programa de inmunización de hepatitis, incluso para los niños nacidos de madres que tenían hepatitis B. En su momento esta acción fue considerada como una medida de precaución: saquemos el timerosal de las vacunas (o las vacunas con timerosal) hasta que sepamos más acerca del timerosal. Los niños murieron como resultado, por que seguir el principio de no hacer algo para evitar el daño, pero, de hecho, se causó daño. Este nuevo artículo del Pediatrics propone no repetir el mismo error, ya que sabemos que las vacunas con timerosal no causan ningún daño. Si se decide por la Organización Mundial de la Salud retirar el timerosal de las vacunas, podría significar el usar ampollas de uso único en vez de frascos de múltiples dosis para esas vacunas, lo que encarecerá su costo y algunos países no podrán comprarlas y optarán por no vacunar a sus niños. Si hiciéramos esto más que un puñado de niños podrían ser cientos o miles los que murieran. Este artículo está diciendo: “Mea culpa: no cometamos el mismo error de nuevo”

Por otra parte medidas más importante para reducir el uso de mercurio en las amalgamas dentales se han discutido y propuesto recientemente por la Quinta sesión del Comité de Negociación intergubernamental para preparar un Instrumento legal vinculante sobre el uso de Mercurio, January 13-19, 2013. Geneva, Switzerland, por la Convención Minamata: Esta convención lleva el nombre de una ciudad japonesa que sufrió efectos devastadores por contaminación por Mercurio.

Deja un comentario