Enfermedades originadas por la exposición aguda al sol y calor.


Las enfermedades ocasionadas por el calor y

exposición al sol, son frecuentes pero poco reportadas. La enfermedad por calor
y exposición al sol incluyen: quemaduras de sol, el edema de calor, calambres,
síncope por calor, agotamiento por calor y golpe de calor Contribuyen a una
morbilidad significativa y mortalidad ocasional en atletas, ancianos, niños y
discapacitados.

La incidencia de golpe de calor en algunas
áreas urbanas de los EEUU durante las estaciones cálidas, llega a 20 casos por
100.000 habitantes y originan 240 muertes por año. Entre los deportistas, “la
enfermedad por calor es la tercera causa de muerte.”

Aunque la quemadura solar no es considerada
una verdadera enfermedad por calor, es resultado directo de la exposición
excesiva a la luz solar, en tanto que enfermedad por calor se considera como
tal cuando existe aumento de la temperatura corporal.

En Canadá 53% de los adolescentes mayores de 15
años experimentan una o más quemaduras por sol durante el verano y el 68% en
las edades de 15 a 24 años. En esta población existe mayor riesgo de melanomas,
carcinoma y posiblemente carcinomas escamosos.

Enfermedades
relacionadas al exceso de calor:

El hombre es un organismo homeotérmico, que
significa que regula su temperatura corporal a través de la sangre. En general
lo hace en forma adecuada manteniéndola entre 35,8 a 37,3ºC. El aumento
excesivo de temperatura ambiental, y sobre todo acompañado de ejercicio, somete
lo a una prueba de su capacidad para regular la temperatura. La producción de
calor durante el ejercicio aumenta 15 a 20 veces por sobre el nivel de reposo,
y aumentar la temperatura corporal en 1ºC cada 5 minutos si no hubiera respuesta
regulatoria. El calor generado y el absorbido del ambiente deben ser manejados
por los mecanismos de disipación. Estos mecanismos funcionan simultáneamente en
interdependencia, e incluyen
conducción, conveccion, radiación y evaporación. La conducción es la pérdida de
calor a través del contacto directo con un objeto mas frío, la convección es la
disipación de calor cuando el aire frío pasa sobre la piel expuesta. Radiación,
es la liberación de calor del cuerpo directamente al ambiente y la evaporación
a través de la sudoración, que incorpora los procesos de convección y
radiación, por la secreción de agua en la superficie corporal.

A medida que aumentan la temperatura y
humedad, la transferencia de calor al ambiente es menos eficiente. Cuando la temperatura
sube de 20º C, los procesos de conducción, convección, y particularmente la
radiación empiezan a hacerse menos eficientes y la disipación de calor,
especialmente en ejercicio, se hace por la evaporación a través del sudor.

En condiciones de calor y sequedad, la
evaporación del sudor puede eliminar hasta el 98% del calor y cualquier factor
que limite la capacidad del cuerpo para utilizar el proceso evaporativo de
transpiración, como alta humedad, deshidratación, o ropas que impiden el
contacto con el aire ambiental, tienen un efecto profundo sobre la función
fisiológica, y originan riesgo de presentar enfermedad por calor durante los
ejercicios físicos.

Cuando la acumulación de calor sobrepasa la
disipación se pierde la homeostasis y aparece hipertermia, y la enfermedad por
calor, con síntomas como hipertermia mantenida y que tiene varias
subcategorías: edema por calor, calambres por calor, agotamiento por calor, sincope
térmico y golpe de calor.

Formas
de presentacion del daño por calor

El edema de calor es la forma más leve
de la enfermedad y la más frecuente que afecta a los individuos en calor
extremo. Los síntomas incluyen, edema (hinchazón) en zonas de mayor gravedad: manos
y piernas, signos vitales normales y síntomas de agotamiento.

Los calambres por calor pueden ocurrir
durante una actividad extenuante en individuos no preparados (no climatizados)
en situaciones de calor, por
pérdida de líquidos y electrolitos en el sudor y balance negativo de sodio por reemplazo preferente de agua.
Al igual que el edema son considerados signos de alerta de inicio de la etapa
siguiente. Incluyen espasmos musculares, signos vitales normales, y en
ocasiones signos de agotamiento por calor.

El sincope por calor (desmayo) se
asocia con la permanencia prolongada de pie o si el individuo se yergue
bruscamente desde una posición sentada o acostada, en forma brusca, en
situación de calor. Se atribuye a debito cardíaco inadecuado e hipotensión
postural por deshidratación.

El agotamiento por calor es la forma
más común de enfermedad relacionada a calor, y la primera manifestación,
aceptada como enfermedad por calor. Representa la falla del sistema
cardiovascular para responder a la sobrecarga de trabajo en condiciones de
temperaturas externas anormalmente altas y deshidratación, con inhabilidad para
continuar con el ejercicio o actividad física. Se produce súbitamente y la duración es breve. Los síntomas
incluyen temperatura corporal de 37.3 a 40ºC y cualquier signo o síntomas
enumerado en la figura 1.

Figura 1. Signos y síntomas de el
agotamiento por calor

Cefalea

Debilidad extrema

Mareos y vértigo

Sensación de acaloramiento

Calambres de calor

Calofríos

Irritabilidad,

Sincope

Inicio súbito

Hipotensión

Taquicardia

Nauseas y vómitos y

Temperaturas centrales de 37,3 a 40º C.

Sin embargo las temperaturas rectales de maratonistas
con agotamiento no son diferentes del rango de temperaturas medidas en
corredores asintomáticos y algunos corredores asintomáticos presentan
temperaturas mayores a 40º C.

El 75% de los corredores de maratón colapsan
después de terminada la carrera, no durante. La evidencia sugiere que el
síncope o desmayo es el resultado de la hipotensión (presión arterial baja)
después del ejercicio prolongado por cambios de la regulación de la presión arterial
y la baja resistencia periférica de los vasos sanguíneos.

El térmico Golpe de calor es definido
por el Colegio Americano de Medicina del Deporte como “condicion en la cual la
temperatura del cuerpo se eleva a un nivel que causa daño en los tejidos
orgánicos, originando un síndrome característico, que afecta a múltiples órganos
del cuerpo.”

Es una emergencia médica que no regresa
espontáneamente sin medidas de enfriamiento externas. Ha sido subdividido en:
Clásico y Por ejercicio. La forma clásica es originada por exposición
ambiental solamente y causa hipertermias superiores a 40ºC, disfunción Sistema
nervioso central e incapacidad de transpirar, (anhidrosis), en ancianos y
enfermos crónicos, y puede desarrollarse en el curso de días.

La forma de golpe de calor por ejercicio
está asociada a ejercicio intenso, en ambientes húmedos y calurosos, que
originan temperaturas centrales sobre 40ºC y disfunción del Cerebro. En este
caso el paciente puede continuar transpirando transitoriamente. Afecta a personas
jóvenes y activas y tiene un inicio agudo, de horas. El diagnostico de
cualquiera de ellos descansa en dos factores: Hipertermia sobre 40ºC y
disfunción del Sistema nervioso central. Otros signos y síntomas se enumeran en
la figura 2.

Figura 2. Otros signos y síntomas del Golpe
de calor:

Anhidrosis

Arritmias cardiacas

Hiperventilación

Shock

Alteraciones visuales

Nauseas

Anorexia

Mareos

Fatiga/debilidad muscular

Ataxia

Cefalea

Irritabilidad

Convulsiones

Confusión

Coma

Los pacientes con golpe de calor por
ejercicio pueden continuar transpirando transitoriamente

Quemaduras
de sol

El sol produce una reacción a la piel por
exposición a la luz ultravioleta (UV). El 90% de la luz UV que llega a la
tierra, es de tipo A (UVA) que puede penetrar en la dermis, y contribuye a los
signos de envejecimiento y degeneración de la piel. El 10% restante es luz UV
de tipo B (UVB) y es la responsable del enrojecimiento de la quemadura solar.
La patogénesis de la quemadura de sol es similar a la vasodilatacion y aumento
de la permeabilidad vascular de los vasos sanguíneos en la dermis superior que
origina enrojecimiento, edema, respuesta inflamatoria, y daño irreversible del
DNA célula con riesgo de cáncer.
Los signos y síntomas de quemadura solar incluyen edema, eritema, ampollas,
ulceraciones y dolor, y se hacen evidentes 3 a 5 horas después de la exposición,
con intensidad máxima en 12 a 24 horas, y se disipan a las 72 horas. Los grados
en los que se ha clasificado la gravedad de las quemaduras de sol son:

  • Primer grado: solo eritema,
  • Segundo grado: eritema y ampollas o flictenas
  • Tercer grado: eritema, flictenas y ulceraciones.

Factores
de riesgo de la enfermedad por calor:

El mayor factor de riesgo para la enfermedad
de calor relacionada o no con el ejercicio es la temperatura elevada combinada
con alto nivel de humedad. Este riesgo puede ser evaluado según la tabla de de
riesgo de enfermedad por calor. (Figura 3)

Humedad relativa (%

Temp. (Cº)

90

80

70

60

50

40

26.7

85

84

82

81

80

79

29,4

101

96

92

90

86

84

32,2

121

113

105

99

94

90

35.0

133

122

113

105

98

37.8

142

129

118

109

40.5

148

133

121

43.3

135

Índice de calor

Riesgo

Posible enfermedad de calor relacionada

80 -90

Leve

Fatiga, y golpe de calor posible con
exposición prolongada y actividad física.

90 – 105

Moderada

Posible agotamiento por calor

105 – 130

Grave

Agotamiento por calor y posible golpe de
calor

>130

Extrema

Golpe de calor muy probable con la
exposición continuada

Un factor de riesgo importante es el estado de
hidratación. Un 1% de reducción del peso corporal por pérdida de agua pueden
inducir stress en el sistema cardiovascular y aumentar la frecuencia
cardiaca e inhibir transferencia de temperatura a la piel y ambiente, con aumento
de la temperatura central. La ingesta de agua puede mantener la sudoración,
bajando la temperatura central, lo que no sucede cuando el agua transpirada no
se repone.

Otro factor de riesgo importante es la falta
de aclimatación. Quienes tienen adaptan su actividad al calor resisten mejor la
enfermedad por aumento de la respuesta de sudoración, menor taquicardia y
reducción en el nivel de percepción del ejercicio.

El cuarto factor de riesgo importante en la
enfermedad de calor de los deportistas es la mala condición física. Las personas
con buena preparación física, tienen mayor tolerancia al calor y mayor
capacidad de almacenamiento de glicógeno y agua.

Existen otros variados factores relacionado
teóricamente al riesgo de daño por calor que se enumeran en la figura 4.

Figura 4. Factores de
riesgo adicionales, de enfermedad de calor relacionada al ejercicio

  • Antecedentes previos de enfermedad por calor
  • Falta de sueño
  • Edad prepuberal (Menor sudoración que los
    adultos, y menos tolerancia al calor)
  • Obesidad (se disipa menos el calor)
  • Género (Mayor
    riesgo en fase luteínica de
    ciclo menstrual, (sin evidencia clinica
    )
  • Medicamentos: (Diuréticos,
    antidepresivos, antihistamínicos)
  • Estimulantes
  • Consumo de alcohol,
  • Disfunción de glándulas sudoríparas,

(Daño de medula
espinal)

  • Quemaduras de sol (Falta de uso de pantalla solar)
  • Gastroenteritis y ejercicio extenuante

Prevención:
Está basada en evitar o minimizar los factores de
riesgo, siendo la educación la primera etapa de la prevención. Los
entrenadores, preparadores físicos y los deportistas deben saber como evitar o
minimizar estos riesgos, especialmente en la adecuada hidratación, entregada y
supervisada por personal que conoce el problema. Se recomienda que un
deportista ingiera 500ml de agua o solución con electrolitos, una a dos horas
antes del inicio del evento, y luego i250ml, cada 20 min, si la actividad
física dura mas de una hora. Después del ejercicio, debe reemplazar el agua
perdida con 1,2 litros de agua con carbohidratos al 4 a 8%, por kilo de perdida
de peso. Sin sobrepasar los 1,5 L, por hora para evitar molestias por
distensión gástrica.

Otra área en donde los deportistas, pueden
prevenir esta enfermedad es en la aclimatazación a ambientes cálidos. Esta
depende de la intensidad y duracion del ejercicio, condiciones ambientales y el
individuo mismo y requiere de 7 a 10 días, de 60 a 100minutos diarios de
ejercicio intenso en condiciones de calor, para elevar la temperatura corporal
y estimular una respuesta de sudoración.

Los eventos deben ser programados en las horas
más frescas del dia. Los deportistas deben usar ropa ligera de color, de bajo
peso, y suelta y que pueda “respirar” y no interfiera con los procesos de conducción,
conveccion, radiación y evaporación.

Ademas de la prevención activa de minimizar
los riesgos y factores predisponentes, los deportistas, compañeros de equipo,
entrenadores y preparadores físicos y médicos deben monitorizar la respuesta de
cada uno a los ejercicios en calor y como obtiene ayuda o implementa sus
estrategias de prevención/preparación en caso de signos o síntomas si la
enfermedad por calor se presenta.

Las quemaduras de sol, se previenen minimizando
la exposición solar, usando ropas protectoras, y pantallas solares, que reducen el riesgo de quemaduras
solares. Se recomienda que el mínimo nivel de de protección solar sea un factor
15 (SPF
=solar prevention factor).
Exposiciones mas prolongadas, necesitaran un
nivel superior de graduación y aplicaciones repetidas del mismo.

Tratamiento:

Es esencial el reconocimiento de los signos y
síntomas de enfermedad de calor inducida por ejercicio. En las formas leves de
la enfermedad el tratamiento significa retirar al deportista del ambiente
caluroso, dejándolo descansar en una posición de recuperación, e iniciando el
enfriamiento progresivo con toallas húmedas, o bolsas de hielo colocadas en sus
axilas, región inguinal, base del cuello o frente. Luego se debe iniciar la
ingesta de líquidos fríos con carbohidratos, mientras la recuperación y signos
vitales son monitorizados. Se recomienda que los deportistas eviten la
exposición al calor por las siguientes 24 a 48 horas.

El tratamiento del deportista con agotamiento
por calor significa su estabilización en un área fría. Si el paciente no esta
estabilizado, y los factores que llevaron a la condicion del paciente no se han
corregido, puede progresar hacia el golpe de calor. Los signos vitales: PA,
frecuencia cardíaca y temperatura corporal y las adecuadas funciones cerebrales
serán evaluados y monitoreados. Se colocará en posición de recuperación, y se
iniciará el enfriamiento mediante humidificación de la piel con toallas frias,
húmedas y bolsas de hielo en las regiones mencionadas. Una vez que el
enfriamiento se ha iniciado se continua con la hidratación.

Si los síntomas no ceden en 20 a 30 minutos o
si los signos vitales se deterioran, debe aplicarse métodos de cuidado
avanzados y métodos de enfriamiento más efectivos. Los deportistas que deben
evitar nuevas exposiciones por al menos 48 horas.

El golpe de calor (heatstroke) es una
situación de emergencia, en la
cual el reconocimiento temprano es imperativo. Este se basa en dos factores:
hipertermia de más de 40ºC de temperatura central y disfunción del sistema
nervioso central.

La mortalidad y el daño orgánico por golpe de
calor son proporcionales al tiempo transcurrido entre elevación de la
temperatura corporal y el inicio del enfriamiento. La mayoría de los estudios
respalda el enfriamiento evaporativo como método rápido, efectivo y seguro para
disminuir la temperatura central, pero la inmersión en agua fría es el método
más rápido. No todos estos métodos pueden aplicarse en el lugar de la
competencia u ocurrencia pero el mojar al deportista con agua fría en forma
repetida, es lo mas práctico e inmediato, junto con el uso de ventiladores para
acelerar el enfriamiento.

El consenso apoya el uso de medidas prácticas
en el lugar del hecho, y el enfriamiento, con la combinación de agua con hielo,
aspersión y ventilación, toallas húmedas frías y bolsas de hielo en cuello,
región inguinal y axilas. Además de lo anterior, los signos vitales deben
monitorizarse y sus alteraciones corregidas con medidas médicas. El
enfriamiento se detendrá cuando la temperatura central alcance 38ºC (T º
rectal) y el deportista se transportará a una unidad de tratamiento avanzado.

Tratamiento de las quemadura de sol:

Independientemente de la modalidad del
tratamiento, el daño de las células epiteliales por quemadura de so es el mismo
y no puede ser revertido.

  • Los corticoides tienen un efecto mínimo en el dolor y el daño
    tisular asociado a la quemadura de sol y los antiinflamatorios no
    esteroidales pueden tener un efecto en el dolor y el eritema, pero los
    efectos tienden a disminuir después de 24 a 36 horas.
  • Los antihistamínicos no tienen efectos probados.
  • Los emolientes (aloe vera, etc) pueden disminuir el dolor y los
    síntomas, pero no hay estudios que indiquen que estos productos aceleren
    la recuperación de la quemadura.
  • En resumen el tratamientoara las quemaduras de sol es el alivio
    sintomático con emolientes y analgésicos, incluidos el uso de compresas de
    agua o avena en agua fría.


Deja un comentario