Enfermedad Celíaca, un enemigo invisible, o casi.


pain fraisLa enfermedad celíaca es una enfermedad inmune del intestino originada por una sensibilidad permanente y genética al gluten, un componente de la harina de trigo. Es mas frecuentemente detectada en niños mayores y adolescentes pero se inicia una vez que el niño empieza a comer alimentos con harinas de trigo y cebada. Existen grados menores de la enfermedad que se presentan con muy pocos síntomas y solo se detectan por falta de progreso en el peso y la talla o definitivamente por baja estatura.

Su frecuencia se calcula entre 1 a 80 y 1 a 300 niños, aproximadamente.

Los síntomas mas comunes son diarrea, falla en el progreso de peso y talla, vómitos, constipación, hinchazón abdominal. Existen numerosas condiciones que se asocian a la enfermedad, algunas de ellas son: Dermatitis herpetiformis, defectos de esmalte, diabetes tipo 1, deficiencia de inmunoglobulina A (IgA), síndrome Down, síndrome Turner, síndrome Williams, y parientes en primer grados de pacientes con Enfermedad celíaca.

Se recomienda estudiar los pacientes de las enfermedades asociadas anteriormente, así como toda diarrea crónica, o prolongada, falta de progreso ponderal y estatural, niños con anemia resistente a tratamiento, entre otros.

Los exámenes a realizar para una primera etapa son dos: la Transglutaminasa (IgA) y el anticuerpo antiendomisio (IgA) ya que son los mas efectivos. Si estos resultan negativos y la sospecha es fuerte conviene hacer una cuantificación de IgA, ya que ambos anticuerpos son de Inmunoglobulina A (IgA) y en los casos de deficiencia de esta inmunoglobulina estos anticuerpos no se manifestarán. A continuación el examen que sigue es la biopsia intestinal endoscópica. Antes de realizarla es importante asegurarse que el niño ha estado sin restricción de harinas de trigo por al menos un año, para poder encontrar las alteraciones características de la enfermedad.

Una vez diagnosticada por la biopsia, el tratamiento instaurado con eliminación estricta de las harinas con gluten, durante un periodo prolongado certifica que se trata de la enfermedad si los síntomas y signos  descritos en el niño, regresan.

Habitualmente con un tratamiento bien llevado se revierten las alteraciones originadas por la enfermedad, incluidas las alteraciones de nutrición y crecimiento del paciente.

Los alimentos sin gluten actualmente están ampliamente disponibles para estos niños, de tal forma que el tratamiento se ha hecho mas fácil, dependiendo mas bien de la vigilancia y la toma de conciencia progresiva del mismo por parte del niño. Esta es una enfermedad que dura de por vida y por lo tanto el paciente no mejorará nunca.

Dado lo anterior, es recomendable que el niño quede en control con el especialista, para revisar continuamente la dieta y la mejoría de los signos y síntomas que el paciente presenta y repetición de exámenes si esto esta justificado.

Extracto resumen de: “Guías para el diagnostico y tratamiento de la enfermedad celíaca en niños: Recomendaciones de la Sociedades Pediátricas de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición, de Norte América”.

Deja un comentario